Atrapados en el smartphone

Los dispositivos inteligentes dominan y controlan nuestra vida. Y no sólo estos días tan excepcionales de confinamiento, aunque ciertamente ahora arden y dependemos más que nunca de ellos. Nos acompañan siempre y nos sentimos desprotegidos y desnudos sin ellos. Pasamos mucho más tiempo y probablemente mantenemos más intimidad y conocen más nuestras “intimidades” que la propia pareja. De hecho, el mismo aparato te da estadísticas sobre el tiempo de uso. Si las consultas, probablemente pensarás que no es posible que estéis tanto pegados y culpa de caer en ello únicamente a los jóvenes y adolescentes. Es abrumadoramente la opción principal que utilizamos para acceder a internet, mensajería, informaciones, juegos y todo tipo de redes sociales. A veces, pocas, incluso los utilizamos para llamar. Aunque los usuarios de teléfonos móviles en el mundo son unos 5.000 millones, resulta que se reparten 7.800 millones de líneas de telefonía móvil, lo que indica que algunos son tan dependientes que no les llega en tener sólo un aparato. Paralelamente, solamente 4.500 millones de personas tiene acceso a inodoro, que es una tecnología bastante más elemental, pero tanto o más necesaria. El 80% de los teléfonos móviles en uso son ya con tecnología 4G, y el 40% de ellos pueden considerarse estrictamente como dispositivos inteligentes con acceso a internet más que aparatos de telefonía. La población de China copa el 20% de los aparatos del mundo, mientras el conjunto de Asia-Pacífico se eleva hasta el 55%. Europa sólo dispone del 8% y Estados Unidos el 5%. En Hong Kong se alcanza el paroxismo, ya que sus 7,2 millones de habitantes disponen de un parque de “móviles” de 17,4 millones.

Se envían diariamente 30.000 millones de SMS, se realizan 15.000 millones de llamadas, se efectúan 1.200 millones de pagos y se descargan 200 millones de apps. Diariamente, también, se estrenan 1,3 millones de aparatos con tecnología Android, es decir, cuatro veces más que el número de criaturas nacidas. La media de desbloqueo es de 110 veces día, o lo que es lo mismo, una vez cada 10 minutos. Más el 90% de los adultos afirman disponer siempre de su teléfono al alcance de la mano, lo que ha desarrollado una dependencia llamada “nomophobia” para definir la imposibilidad de que sienten algunas personas de estar sin la seguridad que les da su compañía. De hecho, ya prácticamente son una prótesis, el gancho de la cual más que la inmediatez de todo, es que nos proporciona eso que se llama una “realidad aumentada”.

La vida ens obligarà a gaudir de la bellesa de les coses - ILLAMÓN

Más del 60% de los ciudadanos afirman que el teléfono inteligente es lo primero que consultan y utilizan de mañana al despertarse. También el 60% de las fotografías, selfies o no, ya se realizan a través del móvil. El 40% dice utilizarlo para informarse, otro 40% reconoce jugar con él, un 12% para leer y un 55% como la herramienta preferente para acceder a internet. El 82% de los smartphones utilizan la tecnología Android, siendo Samsung dentro de ella la marca dominante, con un 22% de cuota de mercado. La tecnología iOS, representa el 18% de mercado, con una cuota global para el admirado y mitificado iPhone de Apple del 16%.

Lo que probablemente ignoran una parte importante de los usuarios es el escaso nivel de “propiedad” que adquirimos al comprar alguno de estos aparatos. De hecho, perdemos cualquier noción de privacidad, pasando a ser dependientes y transparentes no sólo para las plataformas y aplicativos que utilizamos en internet, sino por las marcas que nos han comercializado el móvil. Sus dispositivos de rastreo les permiten saber los usos que hacemos con el trasto, pero también seguir todas nuestras actividades. De hecho, ya en nuestra teórica propiedad, continúan monitoreando los aparatos, programando su obsolescencia, disminuyendo el tiempo de vida de las baterías, o dedicándose simplemente a nuestro espionaje con fines comerciales. Comprar un teléfono móvil implica reconocer a la marca que nos la ha colocado su capacidad para delinquir a costa nuestra. Y nosotros, aunque lo sepamos, lo aceptamos con toda naturalidad, e incluso con jovialidad. ¡Vivir para ver!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s