Autor: Josep Burgaya

Macronear

Éste es un neologismo, un concepto nuevo que se ha formulado en Ucrania y que se ha extendido rápidamente por la Europa del Este e, incluso, ya se utiliza en Francia. Tiene el sentido de prometer sin intención alguna de cumplir. De mariposear con aparentes buenas intenciones y solidaridades, pero sin que después se concrete en nada. De afirmar algo y hacer, sin despeinarse, todo lo contrario. De pretender estar en misa y, al mismo tiempo, repicando, como diría el refrán castizo. Emmanuel Macron es la representación de muchos de los actuales liderazgos políticos. Gente que adapta las ideas a cada momento, sin demasiadas convicciones, que pretenden ser ni de derechas ni de izquierdas, que apuestan por la transversalidad en el arco político, priorizan el encanto personal por encima de un proyecto o programa, que proclaman que las clases sociales son cosa del pasado y que tienen una adaptabilidad fuera de toda medida. Profesionales de la política para cuando ésta se ha convertido en líquida y que más que afrontar los problemas surfean sobre la realidad apelando siempre a su atractivo. El presidente francés emergió en el 2016 con el movimiento personalista En Marche! Formado, como todo francés con pretensiones de ser alguien, en la Escuela Nacional de Administración (ENA). Todo un “enarca”, antes de ser presidente, había sido ministro de economía con el socialista François Hollande y, previamente, trabajador cualificado de la Banca Rothschild.

El triunfo presidencial de Macron en 2017 fue el resultado de la desarticulación y falta de crédito de los partidos tradicionales, tanto a la derecha como a la izquierda, y acabó beneficiándose del miedo al fenómeno Marie Le Pen, a la que tuvo que derrotar en la segunda vuelta. Llegó a la reelección de este 2022 ciertamente debilitado y con el carisma bajo mínimos. Sus constantes cambios de rumbo y su arrogancia personal le jugaban en contra. También su incapacidad para responder a problemas y movimientos sociales nuevos como el de los “chalecos amarillos” que canalizaron una parte de los muchos descontentos acumulados en la sociedad francesa y que cada vez más recoge una extrema derecha normalizada como el Frente Nacional o bien un movimiento populista que a la izquierda dirige Jean-Luc Mélenchon. Volvió a ganar en la segunda vuelta y de forma similar pero mucho más ajustada frente, otra vez, a Marie Le Pen. El beneficio, una vez más, de representar al mal menor, aunque ningún entusiasmo. En las elecciones legislativas celebradas hace unos días, se ha mostrado su debilidad perdiendo a la mayoría parlamentaria, debiendo gobernar con acuerdos, algo a lo que parece poco dado y acostumbrado. Tiene cinco complejos años por delante. El recurso al “patriotismo constitucional” probablemente le será insuficiente para lidiar con los numerosos problemas económicos y sociales que tiene un país en franca declinación además de escindido a nivel interno. Las promesas, como las expectativas, se pueden demorar un poco en el tiempo, pero hay que cumplirlas o el desencanto y el rechazo se convierten en contestación abierta.

En política exterior Macron quiso presentarse como quien podía intermediar entre Ucrania y Rusia alegando su buena sintonía con Putin y el histórico vínculo de Francia con Rusia. El dirigente ruso le castigó con una fotografía en la que la longitud de la mesa era tan extrema que impedía cualquier comunicación. Lo ridiculizó. Después ha mostrado una solidaridad impostada con Ucrania que, en este país, han acabado por reírse en base a los incumplimientos y el abuso de buenas palabras. Últimamente, de la mano del canciller alemán y de la presidenta de la Comisión Europea ha viajado a Kiev para dar las malas noticias al presidente ucraniano, y es que esta guerra, siendo realistas, Rusia no puede perderla y que habrá que ir pensando en cuáles son las concesiones territoriales suficientes para aplacar al imperialismo ruso, al menos a corto plazo. Un planteamiento ciertamente práctico, pero que expresado públicamente refuerza la imagen de político frío y oportunista del dirigente francés. Pero Macron no es un líder especialmente singular. Es ciertamente una versión muy francesa de una forma de entender la política “cortoplacista”, sin ideas, falta de convicciones y sin ningún proyecto real de cambiar las cosas. Creo poderme ahorrar el poner más ejemplos.

Andalucía

Es la región más grande y poblada de España. También la que políticamente resulta más determinante por una cuestión de peso parlamentario. Feudo tradicional de la izquierda, especialmente del PSOE, la falta de alternancia política durante más de cuarenta años llevó a la práctica de un caciquismo de izquierdas que ahora se paga, y mucho. Todo apunta a que se seguirá sufragando la factura y que la derecha tradicional del PP más la extrema de Vox conseguirán el próximo domingo una mayoría holgada. Los populares apostarían por una victoria en solitario que no les obligara a cargar con el estigma del pacto con la derecha más cavernaria, especialmente cuando representa a ésta una candidata incorrecta y sobreactuada que parece una caricatura de sí misma. Las encuestas indican, sin embargo, que el electorado popular no hace ascos a esta suma y que más bien la abona. Se va normalizando lo moralmente injustificable. La polaridad política exagerada que se ha estimulado tanto en Andalucía ha generado este tipo de actitudes que más que democráticas parecen propias de la cultura de las bandosidades. Sorprende que una sociedad modernizada y que parecía haber superado las sumisiones sociales de antaño se vuelva entregar de forma alegre al predominio de las formas y el fondo de la hegemonía de los señoritos.

Aunque tradicionalmente Andalucía había sido la zona más atrasada de España, la que aportaba mano de obra a las regiones más industriosas o la exportaba hacia Europa, hace ya unas décadas que las cosas han cambiado bastante. Por volumen, es la tercera región económica española, aunque su PIB per cápita sea aún un 20% inferior al punto medio. Pero hace tiempo que crece por encima de la media española. Tras la mecanización del campo de los sesenta y setenta y su marcha de población, logró por medio de su clima y un buen conjunto de atractivos turísticos, levantar un sector que le ha proporcionado riqueza y empleo, aunque también buenas dosis de destrucción de su litoral. También se ha convertido en uno de los destinos preferidos para instalarse por parte de los jubilados alemanes o británicos que se benefician de su calidad de vida a precios relativamente bajos. Una especie de Florida en el sur de Europa. Aunque el turismo y la creación de grandes zonas residenciales han hecho de gran palanca de progreso económico, lo cierto es que no se ha apostado sólo por el monocultivo de estas actividades. Polos industriales han crecido en torno a la bahía de Cádiz o en el entorno de la Sevilla eterna, con factorías tecnológicas muy reputadas, mientras que Málaga se convertía en la muestra de la pujanza de la región como ciudad de referencia de la modernidad y entregándole la capitalidad cultural. El peso demográfico y su alineamiento político facilitaron décadas de abundantes inversiones en infraestructuras y comunicaciones, y no sólo éstas; que han llevado a la región no sólo a mejorar su renta, sino también su autoestima.

Las políticas de izquierdas, con todas las contradicciones, contraindicaciones y fenómenos de clientelismo que se quiera, han cambiado profundamente esta tierra y su gente. «No la va a conocer ni la madre que la parió», había previsto el histriónico Alfonso Guerra. Pero, al menos en las formas y las actitudes, algo debió hacerse mal cuando una parte del votante progresista ahora lo hace incluso por la extrema derecha. Cabe pensar que esto va con los tiempos que corren, que ocurre casi en todas partes, que es la confusión imperante entre la ciudadanía en momentos tan extraños. A las izquierdas no les queda más opción que intentar volver a conectar con su base social y hacerlo a partir de proyectos inteligibles y centrados en lo que es realmente importante más que en cuestiones identitarias que, más bien, movilizan por reacción a los opositores. El principal enemigo por el progresismo este domingo es la altísima abstención que se prevé entre sus posibles electores. Los datos son claros, las clases medias y acomodadas están movilizadas y motivadas, mientras que los sectores populares y más necesitados están desactivados y apuntan a la indiferencia. No parece que en pocos días puedan cambiar mucho las tornas. En política los estados de ánimos tardan algo en mudar. La abstención tiene sus razones, aunque la «razón política» no las entienda. Con los resultados en la mano, la derecha hablará de la evidencia de un cambio de ciclo en España, mientras a la izquierda le resultará difícil restringirlo a una dinámica puramente regional. El discurso y la cultura de una derecha extremadamente agresiva y grosera irá avanzando de forma casi inexorable.

Hacemos lo de siempre

Aunque la Unión Europea haya planteado la recuperación de la economía como un proceso vinculado a su transformación estructural y para ello ha articulado los enormes fondos Next Generation, en realidad la mayor parte de los países y entre ellos España están fiando la reactivación en sus sectores tradicionales. Restablecer el turismo en los mismos términos que quedó colapsado en el 2019 no requiere grandes esfuerzos ni mucha imaginación. Se trata de hacer más ligeras las exigencias sanitarias, activar la promoción exterior y dejar hacer a un sector hambriento que ha estado casi dos años en ayunas. Se vuelve a hacer caja, se ve movimiento y se recupera un empleo aún más precarizado, si cabe, de lo que ya estaba. Un puro espejismo de recuperación. Los problemas estructurales del sector siguen siendo los mismos, así como su externalización de costes, los efectos colaterales sobre las ciudades o el medio ambiente situados donde estaban. Pan para hoy y hambre para mañana como diría el castizo. Más allá de las buenas intenciones y recursos abundantes destinados a transformar las economías hacia la sostenibilidad medioambiental, el aumento de la productividad con la digitalización y la tecnología, poner la proa en el concepto de innovación y considerar más bien el desarrollo y el bienestar a largo plazo que el crecimiento cuantitativo en los datos inmediatos, se va imponiendo el realismo de “hacer lo de siempre, lo que sabemos”. Lo urgente no permite ver lo que es realmente importante. Veremos hasta qué punto se deja de aprovechar la oportunidad que significan los fondos excepcionales de la Unión Europea, el posible beneficio de este keynesianismo práctico despojado de toda connotación ideológica. Son demasiadas décadas apegadas al PIB como indicador económico, lo que nos ha convertido en adictos al mero crecimiento y al corto plazo e incapaces de una visión de mayor alcance.

La pandemia puso en evidencia las miserias y la dependencia del turismo. La ciudad pandémica era la ciudad sin turismo. Nueva York, París, Barcelona, ​​Amsterdam…, convertidas en urbes fantasmales no tanto por la reclusión forzada de sus ciudadanos, sino por una falta de visitantes que les ha acabado dando sentido en los últimos años. Como ha escrito el periodista Ramon Aymerich, cuando las aguas se retiran, se ponen en evidencia los estragos del monocultivo turístico. Porque éste es uno de los principales problemas que se derivan de esta actividad, el desplazamiento de buena parte de todas las demás actividades hasta establecer una simbiosis que es dependencia absoluta. De un día para otro, las estructuras turísticas convertidas en equipamientos obsoletos proporcionaron una imagen de lo que sería un mundo posturístico, como las fábricas abandonadas y las ruinas de Detroit nos muestran la distopía postindustrial de algunas ciudades americanas. Hoy Barcelona vuelve a estar sobreocupada y colapsada por el alud de un turismo ansioso de experiencias después de dos años de cierto recogimiento. Afirman que este verano se batirán récords de visitantes. La ciudad no tiene otro motor económico. Los turistas ocupan y se hacen con el espacio urbano, dificultan la movilidad, encarecen los servicios y se pretende que sus ciudadanos lo acepten de forma disciplinada. La ciudad convertida en un parque temático donde la población de siempre o bien se apunta al negocio o le toca el papel de “extra” en esta película. Queda la solución de marcharse hacia barrios periféricos o bien a otras ciudades. Muchos lo hacen.

El impulso del negocio turístico va al encuentro de una actitud arraigada. Deseo de desplazamiento y viaje continuado. El sentido del nuevo nomadismo que nos lleva a tener una pulsión de acción continua y de cambio constante es una tendencia que se inicia en la segunda parte del siglo XX, pero que llega al paroxismo en las poco más de dos décadas del siglo actual. Más que una necesidad inherente a un mundo global, interdependiente e hipercomunicado, se ha establecido como cultura, estado de ánimo, hábito fijado en el comportamiento. Viajamos y nos movemos por trabajo, evidentemente, pero sobre todo porque somos incapaces de establecernos constantemente en ninguna parte. Nuestro entorno habitual se nos cae encima. La maleta de viaje se ha convertido en una extensión de nuestro propio cuerpo, al igual que el smartphone nos hace las funciones de extensión física, de prótesis.

AR-15

Éste es el nombre comercial de un fusil de asalto muy de moda entre los cuerpos de seguridad y entre los aficionados a las armas. No es una pieza cualquiera, ni va asociada a un último recurso en la autodefensa para quienes creen que disponer de este equipo resulta disuasorio. Es un fusil semiautomático con una gran potencia de fuego y con características de ataque más que de defensa. Poco pesado, ajustable, con distintos tamaños de cañón y con numerosos accesorios, monta cargadores de hasta 30 cartuchos y tiene una capacidad de fuego de 750 disparos por minuto y 550 metros de alcance. Es un instrumento de fabricación norteamericana que tiene más de sesenta años de historia y que se ha ido modernizando y poniendo al día. Un arma que utilizan numerosos ejércitos, entre ellos el español, a la que se pueden incorporar punteros láser o lanzagranadas. Lo curioso y dramático en una herramienta de tal calibre es que en Estados Unidos y en los países extremadamente liberales con el comercio de armas, es que puede adquirirla cualquier particular como juguete e incluso acumularlas como quien tiene una despensa bien provista. Sólo hace falta ser mayor de edad y pagar un precio que se asemeja al de un teléfono móvil que no hace falta que sea de los más caros y de última generación. Una pieza codiciada por todo tipo de coleccionistas, aficionados a las armas o desequilibrados con fantasías o pretensiones de utilizarlas. En las numerosas ferias que reúnen a los amantes de estos utensilios, incluso pueden practicar con ella las criaturas si van acompañadas de sus padres. La última matanza en una escuela de Texas, donde han muerto acribilladas 21 personas de las que 19 eran niños, un adolescente se regaló un arma de estas para celebrar su mayoría de edad y en un arrebato de locura decidió hacerla servir, incluso avisando a las redes sociales que pensaba hacerlo. Demencial.

En Estados Unidos la liberalidad en la disposición y manejo de las armas de fuego genera demasiado a menudo que se desate violencia de la más irracional. Cualquier personalidad desquiciada tiene a su alcance descargar sus manías e insatisfacciones con el recurso al magnicidio. El armamento es de fácil acceso, se vende en el supermercado. Hay quien lo justifica en que en un país que se configuró a partir de la colonización interna llevada a cabo por los pioneros, la autodefensa estaba y estaría suficientemente acreditada. Es el mito fundacional del Far-West. Pero en realidad todo es más prosaico. Pese a episodios redundantes de violencia extrema que abonarían a cualquier otro país el control e incluso la prohibición de armas de fuego en manos de particulares, el lobby de los fabricantes de armamento es tan fuerte y dispone de una fuerza propagandística tal que hace inútil cualquier intento de racionalización. La Asociación Nacional del Rifle, acoge a más de cuatro millones de estadounidenses. Su capacidad de presión especialmente hacia el Partido Republicano es muy grande, como resulta evidente su filiación trumpista. La misma semana de la masacre de Texas, celebraron una feria anual a pocos kilómetros de los hechos. Toda una declaración de principios además de una falta de tacto notable. Su razonamiento está claro: el peligro no son las armas, sino las personas que hacen un mal uso de ellas. En la misma línea, el gobernador de Texas reaccionaba al luctuoso episodio no pidiendo la prohibición de armas en manos privadas, sino de armar más y mejor a los maestros, quienes además de ser adiestrados en áreas de conocimiento y en pedagogía y didáctica, deberían ser adecuadamente formados en autodefensa y uso de armas en los centros escolares. Convivir y construir sociedad en un país en el que hay 120 armas por cada 100 habitantes debe resultar muy difícil. Una ciudadanía armada no es sólo un peligro, resulta la evidencia de una cultura del individualismo extremo y de la incapacidad para construir un sentido colectivo y solidario. Si más allá de nosotros mismos sólo vemos a enemigos difícilmente crearemos relaciones sociales sólidas. Si las armas están en todas partes y de tan fácil acceso, resulta imposible evitar que sean el recurso en determinados estados de propensión a la violencia ya la destrucción enfermiza.

La autodestrucción de la monarquía

La monarquía, como sistema de estado, es un concepto que no tiene defensa hace al menos un siglo. Puede resultar aceptable de forma fáctica como ocurre en varios y avanzados países europeos (Noruega, Suecia, Bélgica…) porque ya sólo ostenta un carácter meramente simbólico y se valora que el coste de transformarse hacia un sistema republicano es mayor que el mantenimiento de una forma tan periclitada. Hay temores, no sé si fundados, que el período de mudanza podría generar un vacío poco recomendable en política y un cierto grado de incertidumbre. Es aquello de no cambiar lo que funciona, aunque el propio concepto en el momento actual resulta más bien rancio. De hecho, excepto en Inglaterra, siempre tan diferentes, no se ve por ninguna parte una gran profesión de fe monárquica. El imperio de la razón ilustrada y la modernidad poco tienen que ver con una institución de cariz medieval que cuando ejercía el poder efectivo era de carácter absolutista y más bien dada a la arbitrariedad. La teoría política liberal, por lo de sumar cambio y continuidad, formuló hace más de dos siglos el concepto de monarquía parlamentaria, evitando el carácter autocrático de esta forma de gobierno, para sacarle finalmente incluso la prerrogativa de poder ejecutivo que había ostentado en el sistema de división de poderes del estado de derecho, para convertir a los monarcas en meras figuras simbólicas y representativas sin ningún tipo de capacidad, lo que se definió como “el rey reina, pero no gobierna”. Se da por supuesto que, el último paso, es que la misma figura desaparezca, una vez convertida más en rémora que en facilitadora.

En España, la reinstauración de la monarquía fue el resultado del pacto de la Transición. Era la apuesta del franquismo moribundo y la oposición democrática que estaba faltada de la fuerza para imponer la ruptura tuvo que tragarse esta forma de estado y lo que se llamó la “reforma”. En tanto que monarquía parlamentaria y sin poder, se aceptó por aquellos que no creían en ella, como un mal menor. Era más importante dotar al país de estructuras democráticas sólidas y desmontar el aparato dictatorial del franquismo que discutir que hubiera un monarca, más si éste hacía profesión de fe de los ideales democráticos. Simplificando, en España sólo existen monárquicos convencidos a la derecha, mientras que la izquierda era y es mayoritariamente de cultura republicana. Para sostener el pacto de la transición la izquierda bastante en general y el PSOE en particular, se tuvieron que comer ese sapo. El problema se ha planteado cuando algunos elementos de esa monarquía se han comportado de manera poco ejemplar tanto en lo público como en lo privado. Más allá de las dudosas actividades económicas de los yernos, el rey emérito tanto ahora que lo es, como antes de serlo, ha ejercido de lobbista, ha cobrado comisiones injustificables, ha defraudado a hacienda y hace exhibiciones públicas de arrogancia y falta de tacto muy poco aceptables.

Hay quien dice que su aparente papel de «salvador de la democracia» cuando el golpe de estado del 23-F de 1981, le hizo creer a Juan Carlos I que era una figura blindada e inexpugnable. No entendió que los tiempos habían cambiado y que existen comportamientos y demostraciones de arrogancia y de clasismo que la sociedad no puede aceptar. Ya no estamos en la España en blanco y negro. La sociedad española ha visto cómo su petición de disculpas cuando la cacería de elefantes en Bostwana lo era todo menos sincera. Lo que ha venido después resulta suficiente para llevarse por delante a la misma monarquía. Que haya sido exonerado por los jueces de actividades económicas corruptas y fraudulentas que resultan evidentes para todos, no le hace moralmente inocente. La “huida” a los emiratos resultó patética, pero una forma de dar una oportunidad de continuidad a su sucesor. La vuelta de estos días a Galicia, la evidencia de que la monarquía en España no caerá por la acción del republicanismo, sino por la propia impericia y una mala noción del orgullo. Desde el punto de vista de la imagen pública no podía hacerse peor. “Explicaciones, ¿de qué?” quedará como el colofón de un monarca que se ha devorado a sí mismo. Más por realismo que por convicción el PSOE ha aguantado la monarquía en España y ha evitado que fuera sólo la forma de gobierno preferida por la derecha más castiza. Como se ha puesto de manifiesto estos días, los socialistas ya no pueden jugar un papel que les acabaría por desnaturalizar y devorar. Más que de regatas, el emérito parece haber venido a España a poner algunos clavos en el ataúd de la monarquía. Y en breve volverá con el martillo y más clavos. Alguien debería ir pensando en cómo se gestiona el fin del régimen.

Qatar

Es un pequeño estado del Golfo Pérsico que nada sobre petróleo y especialmente de gas natural. Esto les ha proporcionado un lugar relevante en el mundo, pese a una superficie que no llega a ser ni siquiera la de la provincia de Lleida. Como además de gustarnos mucho el dinero lo que nos gustan de verdad son los ricos, ya hace años que se le tiene un respeto y consideración a esta monarquía absoluta anclada en lo medieval que resulta poco justificable y escasamente decente. Este territorio era un protectorado británico que logró la independencia como estado en 1971. A partir de entonces, ha sido un feudo administrado como una propiedad privada por la familia Al Thani. Incluso los golpes de estado se les hacen dentro de sí misma. Al pasar de practicar la pesca y el cultivo de ostras a explotar los yacimientos energéticos, la riqueza creció tan rápidamente como la espuma. Tiene una renta per cápita extraordinaria, que triplica a la de España y es de las primeras del mundo. Decir que su población es muy rica es sólo una apariencia estadística. Sobre una población total de 2,8 millones de personas, los realmente considerados ciudadanos qataríes son sólo 250.000. El noventa por ciento de los que viven allí son extranjeros, la mayoría inmigrantes que hacen, de forma estricta, de personal de servicio a los adinerados. Los orientales que trabajan en la construcción de sus admirados rascacielos en condiciones de esclavitud viven a las afueras de las ciudades en viviendas y zonas escondidas de la mirada de la gente y que poco tienen de “zona residencial”. Los que tienen más suerte, están ocupados en el servicio doméstico, el comercio o en su inmensa oferta hotelera.

Su papel en la geopolítica internacional es, como mínimo, ambivalente. Aparentemente aliado del mundo occidental del que utiliza la capacidad de escaparate, confrontado en Golfo Pérsico con Arabia Saudí a pesar de compartir la profesión suní del islam, siempre ha tenido tratos dudosos con movimientos fundamentalistas y algunos vínculos con la financiación de grupos terroristas. Como la Belle de jour de Luis Buñuel, un papel de noche y otro de día. Pero ésta, es la parte oculta que casa poco con la exhibición de lujo y poderío de Doha, y que se les perdona con mucha facilidad. Resulta paradójico que, en una dictadura política y económica tan absoluta, con un evidente relegamiento de las mujeres, se las den de ser los más “liberales” de la zona. Dominan hace años las relaciones públicas. Crearon una televisión que hace de aparente puente entre el mundo árabe y occidente como Al Jazeera, pero que en realidad sirve para blanquear la parte más siniestra de las monarquías del petróleo. Su capital es el máximo exponente de la pretensión y el mal gusto. Una metrópoli que quiere ser capital de negocios y al mismo tiempo un atractivo turístico para consumidores de lentejuelas y de lujo dudoso. Una ciudad toda ella un “no-lugar” en el adecuado concepto que acuñó el antropólogo francés Marc Augé para definir los espacios sin identidad de ningún tipo.

Qatar, increíblemente, será la sede del mundial de fútbol de este año. Obtuvo la nominación utilizando la chequera y comprando voluntades. Como partidos de fútbol a pleno verano sobre la arena parecen impensables, pues no ocurre nada, se traslada la competición en invierno. El mundo del fútbol siempre tan adaptable. En la campaña previa colaboraron convencidos algunos mitos del Barça como Guardiola o Xavi, que no han tenido reparos a la hora de justificar el régimen. Josep Guardiola mientras criticaba en el 2017 las «limitaciones» de la democracia española se deshacía en elogios del sistema político dictatorial del estado del Golfo. En la apresurada construcción de los estadios de tan magno evento han muerto muchísimos trabajadores porque las condiciones en las que están obligados a operar no son de las que se muestran. El diario inglés The Guardian ha publicado que los fallecidos en las obras serían cerca de siete mil trabajadores. Daños colaterales de la grandeza. También tiene el país una vitrina en Europa que es el PSG, club que para concentrar grandes figuras hace siempre una exhibición de dinero impúdico y unas formas poco decorosas. Estos días, el emir de Qatar ha sido recibido en España con los máximos honores que se puede rendir a un jefe de estado. A pesar del apresuramiento debido al tema energético, el mensaje que se lanza no resulta muy adecuado. Es como si el carácter democrático de los gobiernos fuese, en política internacional, un tema secundario. No debería serlo.

Tiempos de confusión

El individualismo, cierto grado, resulta consustancial tanto a la sociedad liberal-democrática como al funcionamiento de la economía de mercado. Pero lo que era un individualismo moderado en la primera modernidad y en tiempos de predominio del sistema de correcciones del Estado de bienestar, fue desplazado a partir de la recuperación de la hegemonía neoliberal por un individualismo total, sin ningún sentimiento de colectividad y carente de cualquier obligación hacia ideales compartidos. Un individualismo que ha generado la primacía del narcisismo como centro de gravedad de la existencia. La personalidad y la satisfacción proviene de magnificar y convertir en perpetuo el acto de consumo. Para Gilles Lipovetsky, estamos ante un “capitalismo de la seducción” en el que las posibilidades en la tentación del consumo, entendido éste como falsa satisfacción, son ininterrumpidas y omnipresentes. Este capitalismo de la fascinación basado tanto en lo material como en lo inmaterial ha supuesto crear un mundo nuevo. Se han derribado las antiguas formas de pertenencia colectiva, se han destruido las ideologías emancipadoras y el sentido moral del sacrificio. Todo deseo debe ser llenado de inmediato. Un éxito, un producto, una distracción, sustituye a otra. Todo es rápido, transitorio, fugitivo y contingente. Como señalaba Freud, «la novedad constituye siempre la condición del goce». En este mundo de la abundancia y el predominio de los productos low cost, prevalece la variedad, la posibilidad de elección y la capacidad de individualización. Profusión de modelos cambiantes y facultad de personalizar el producto. Lo masivo debe permitir la práctica de la singularidad.

Al igual que se produce una gran abundancia de bienes materiales, resulta también significativa la profusión de productos culturales, entendidos éstos como ofertas recreativas. Estamos en una cultura «mediaticomercantil» cuyo objetivo es procurar una distracción continuada. La profusión de pantallas en nuestras vidas y la conexión digital lo hacen posible. Vivimos siempre fuera de nosotros mismos en una prolífica distracción que inhibe no sólo la capacidad de razonamiento, sino también la práctica de la reflexión serena o de la sentimentalidad pausada. Predomina la superficialidad. Juego, ocio y comercio se combinan y recombinan sin aparente separación. De hecho, han perdido importancia los objetos para ganar posición a la economía de la experiencia. La publicidad ya no realiza «demostraciones», proporciona emocionalidad, seducción, espectáculo y fantasía. El profundo individualismo que ha penetrado en todos los ámbitos genera cambios en la relación de moldeo entre estructuras sociales y actitudes individuales.

Las democracias liberales viven, hace años, una profunda dinámica de despolitización de sus ciudadanos. La política ya no es portadora de esperanza histórica y los partidos políticos ya no son depositarios de formas de identidad. Tampoco de una ideología en sentido estricto. El neoliberalismo, su triunfo inexorable en las dos últimas décadas del siglo pasado, llevó al escepticismo en relación con el papel de la política y del Estado para la gobernación del mundo. El desplazamiento de la centralidad fue claro hacia la economía. El eslogan de campaña de Bill Clinton –“es ​​la economía, estúpido”- no era una anécdota sino una afirmación de lo que eran los nuevos tiempos en la década de los noventa. Una economía como variable independiente, desregulada y fuera de control como condición para el aumento de la riqueza del conjunto, pero que sería monopolizada y concentrada en unos pocos. La fuerza de la globalización, el carácter supranacional y monopolístico de las grandes corporaciones generaba frustración en el ámbito público y corroía la atracción y la consideración hacia lo político. Un dios menor al que iba perdiendo sentido apelar. La política se convirtió en un foco de interés sólo circunstancial. O un ámbito en el que proyectar frustraciones.

En sus exitosos Diarios, el escritor valenciano Rafael Chirbes constata la paradoja de que en España la cultura de la Transición supuso una profunda despolitización de la sociedad española: «Tuvo que llegar la democracia para que nos sintiéramos expulsados ​​de la política». El peligro de la despolitización creciente es prever hacia dónde nos lleva. La historia nos indica que la “desconexión del mundo” por parte de la población humillada, ofendida y resentida nos aboca, como escribió Hannah Arendt, a alguna forma de barbarie. En tiempos políticamente oscuros, el nacionalismo identitario y la xenofobia recobran protagonismo ya que la ciudadanía despojada de esta condición abandona la confianza en las instituciones políticas de forma imparable y el individualismo bien incubado por el pensamiento neoliberal alcanza niveles que ponen en cuestión la propia noción sociedad. La cultura del individualismo comporta, de forma casi inexorable, la despolitización.

A propósito de Pegasus

Para la mitología griega éste era el caballo alado de Zeus. Ahora, da nombre a un software para espiar y el leitmotiv de una gran operación propagandística. El escándalo político no suele existir en sí mismo, sino que se construye cuando se le necesita. Estos días, en la política catalana y española, oímos numerosas declaraciones de tono alto y rasgadura de vestiduras que vituperan el presunto espionaje realizado a partir de un reconocido programa israelí creado a tal efecto. No se sabe su alcance ni el qué ni el cómo ni el quién, pero funciona una campaña bien organizada e informativamente bien engrasada, prefigurando responsables, corroyendo las instituciones y el gobierno de turno exigiendo no sólo que rueden cabezas, sino la verbalización pura y simple que ha existido un proyecto organizado y ejecutado de seguimiento del independentismo. Lógicamente que haya habido espionaje no debería banalizarse. Pero cabe decir que es lo que hacen los servicios de inteligencia de todos los estados modernos, así como grupos privados en una defensa poco limpia de sus intereses. La aceptación de que esto ocurra debería depender de si se realiza con autorización judicial o sin ella. Ésta es la clave, a pesar de ser un tema que siempre se mueve en los márgenes. El independentismo, de forma sesgada, aprovecha para erigir una “causa general” contra España. En su decaimiento actual, especialmente el sector más hiperventilado que cree en el “cuanto peor, mejor”, necesitaba una vía para volver levantar la dialéctica del enfrentamiento identificando lo “español” con una democracia de baja calidad, falta de respeto a los derechos fundamentales e incluso con el franquismo. Un intento por revertir la desmovilización de los fieles, los efectos geopolíticos adversos que significa la invasión de Ucrania, las manifiestas vinculaciones con la Rusia de Putin, el descrédito internacional. Y reagrupar un movimiento no sólo disperso, sino dividido y confrontado de forma profunda. Además, se avecina un ciclo electoral.

En los tiempos que corren, todo necesita una marca simplificadora e identificadora. Lo que se ha dado en llamar pomposamente el “catalangate” es poco más que un invento producto de un encargo del mismo independentismo hecho a un laboratorio canadiense, Citizen Lab, que tiene poco independiente y al que se le asigna una solvencia que no merece. Es lo que hace, informes por encargo. Que quien lo haya elaborado sea justamente un catalán que jugó un papel destacado en el Tsunami Democrático y los altercados de hace unos años, se pretende un hecho casual. Hace tiempo que el montaje estaba elaborado, pero se da a conocer justo cuando el Parlamento Europeo comunicó la creación de una comisión para investigar el abundante uso realizado en todo el mundo de este programa de espionaje telefónico de origen israelí, para que así se confundiera lo catalán con la preocupación general. Que el mismo día de darlo a conocer se tuviera a punto el lanzamiento de una página web de nombre “catalangate” ya preparada y rellena, por lo visto también es una casualidad. Estamos ante una campaña orquestada con el fin de que la presión informativa y el predominio del tema en la agenda política española ponga en crisis a la mayoría gubernamental. El intento de creación de una comisión parlamentaria al respecto obedece justamente a esta pretensión de desgaste y bloquear cualquier avance en la desescalada catalana. No interesan las explicaciones y menos la verdad. La finalidad de una comisión de investigación en el Congreso es sólo que exista y convertirla en el centro de la política española. Los grandes beneficiarios de todo, el Partido Popular y Vox.

Que el independentismo «unilateralista» haga esta apuesta resulta poco sorprendente. Llama más la atención y sale de toda lógica la sobreactuación de Esquerra Republicana. ¿Dónde los lleva? Parece absurdo que ERC juegue deportivamente al forzar el fin de legislatura. Si lo hace, quiere decir que su estrategia de realismo se va a hacer puñetas y queda en tierra de nadie frente a planteamientos catalanes más radicales o esencialistas. Hacer arrastrar a la actual mayoría parlamentaria durante el año y medio que queda de legislatura implica preparar el terreno para una victoria nítida de una derecha que viene de la mano con la derecha más extrema. Esto, a al menos una parte de Junts, la CUP y las llamadas entidades de la sociedad civil, ya les va bien. Significa abandonar cualquier pretensión de tender puentes y llegar a transacciones satisfactorias para todos. Representa recuperar la dialéctica salvaje y empobrecedora amigo-enemigo, entre el bien y el mal. Hay quien hace el cálculo de que esto reagrupa y cohesiona a los suyos, pero deberían pensar que esto comporta un drama para el país. Tenemos ya demasiadas evidencias de que quienes se llenan la boca afirmando que atizando el conflicto defienden la patria, les interesa poco el futuro de Catalunya y, menos aún, el de sus ciudadanos. La derecha más reaccionaria tiene prisa por llegar al poder. Y son muchos los que ayudan.

Twitter

Quien más quien menos está en Twitter. Es probablemente la red social más influyente, aunque no sea la más numerosa. No tiene más de 15 años de historia, pero las dinámicas que se crean en esta trama de microblogging condicionan sin duda la política, pero otras muchas tomas de decisiones en nuestro mundo. Aparentemente un espacio de opinión libre y contraste de puntos de vista, que funciona en realidad como un universo de presión y de manipulación. Parece una plaza pública, pero el anonimato de los opinadores hace que el todo acabe siendo rudo y poco sensato, donde las dinámicas de difamación y persecución pueden resultar a menudo estremecedoras. El comportamiento grupal en forma de manada que tiende a acentuar y priorizar las posiciones extremas es muy grande, como lo es que una parte de los actuantes son perfiles falsos automatizados –bots-, preparados para contraatacar de manera sistemática a determinadas personas o argumentos. Unos pocs individuoss y máquinas organizadas pueden crear fácilmente sensaciones de pensamiento dominante y convertir temas irrelevantes en trendig tópic, el cual será emulado rápidamente por cualquier tema aún más vulgar. Hay quien se cree socialmente influyente porque hace cuatro tuits llamativos y algunos políticos en estos momentos son poco más que profesionales de lanzar mensajes ocurrentes. Una red social con más de 300 millones de seguidores en el mundo, pero un negocio que aún hoy en día no se ha logrado rentabilizar. Tiene un gran potencial por la aportación voluntaria de datos que los usuarios hacemos y las posibilidades publicitarias todavía pueden dar mucho de sí. Con tres mil trabajadores ocupados en monitorizar, controlar y poner al día el algoritmo, a pesar de su popularidad es una compañía que está económicamente en zona de pérdidas. Sin embargo, esta semana el magnate Elon Musk la ha comprado, como quien se hace un pequeño regalo, por la increíble cantidad de 43.000 millones de dólares. Aunque parezca una excentricidad, probablemente hará los cambios necesarios para convertirlo en un negocio más. Oiremos hablar de ello.

Elon Musk es una de las figuras más relevantes de las nuevas grandes fortunas amasadas a partir de iniciativas tecnológicas. No le adorna la discreción de muchas de ellas, sino que le gusta exhibirse públicamente de forma arrogante y opinando de forma atrevida cuando no puramente temeraria. No pertenece al núcleo duro de Silicon Valley. Actúa como un verso libre y con el desacomplejamiento que le da disponer de una fortuna valorada en cerca de 200.000 millones de dólares. Empezó a hacerse notar y enriquecerse con la plataforma de pago electrónico Pay Pal y se ha hecho popular con los coches Tesla. Sus principales intereses son ahora los viajes al espacio, con SpaceX, o de inteligencia artificial por medio de NeuraLink. Poco amante de pagar impuestos, ha ido desplazando sus sedes en Estados Unidos para conseguir contribuir apenas nada al erario público. Liberal extremo, se le sitúa dentro de lo que se llama el anarcocapitalismo. Su vocación es sustituir el papel de lo público y reducir el peso de las administraciones al mínimo. Justamente, su apuesta por Twitter la hace, afirma, en la defensa de la libertad absoluta en los mensajes, sin limitación alguna en una plataforma ya de natural muy reticente a moderar y eliminar mensajes y cuentas problemáticas. En contrapartida, afirma que eliminará los perfiles falsos que actúan de manera robotizada y se compromete a hacer más transparente y a mejorar un algoritmo de visualización de textos que no se sabe muy bien con que lógica actúa y sobre el que existen numerosas sospechas de funcionar de forma muy sesgada.

Nos guste más o menos Twitter juega el papel de sustitutivo de la plaza pública. Muy en la cultura de nuestro tiempo, reduce el debate a formulaciones básicas cuya finalidad no es aportar luz, conocimiento, sino crear impacto. Un espacio en el que todo el mundo puede expresar su opinión, aunque no tenga ninguna formación ni criterio. El nivel de la conversación tiende a igualarse por la parte baja y donde el insulto, la zafiedad, la falsedad y el desprecio campan de forma triunfante. Ciertamente bien utilizada es una herramienta de intercomunicación, pero más que el diálogo predomina los monólogos simultáneos. También aquí, de algún modo, el medio es el mensaje. Justo hace unos días leí un tuit que, de forma muy elocuente, afirmaba: «Twitter es como un bar, donde tú no eres el cliente, sino la cerveza».

Comisionistas

La corrupción no es extraña en el mundo político y, quien más quien menos, todos los partidos han sufrido sus episodios. Sin embargo, hay que reconocer que el Partido Popular se ha especializado y mucho en la cuestión, tanto por el número de casos como por su redundancia especialmente en tiempos que parece que deberían haber aprendido a ser algo más cuidadosos. Acaban de sufrir la última condena del caso Gürtel y, de forma paralela, Pablo Casado ha tenido que abandonar el liderazgo por haberse atrevido a denunciar los negocios al amparo del poder de la familia de Díaz Ayuso. En un contexto tan poco edificante quizás no resulta tan extraño que se haya producido el escándalo de las comisiones draconianas cobradas por intermediarios en el ayuntamiento de la capital utilizando -vea qué novedad- el vínculo con un familiar del alcalde Díaz Almeida. El caso no es de trasiego de influencias o de actividades que fuerzan un poco las líneas de la ética pública. Es sencillamente una estafa. En plena pandemia unos desaprensivos lleguen hasta altas instancias de la corporación municipal y prometen material sanitario a precios desorbitados y, encima, defectuoso. No fue un accidente. En el entorno de ciertas culturas políticas, los buitres dispuestos a hacer negocios fáciles tirando de contactos resulta más que habitual. Es el microclima idóneo. Los pícaros en cuestión son de manual. El típico fantasma que se presenta como “hombre de negocios” y un aristócrata sevillano de lo más decadente y habitual de las revistas y programas del corazón. La culminación era que también se trampeaban entre ellos. Ya puestos, porque no hacerlo. Vista la evidencia, la reacción política tan patética como siempre: negarlo y hacerse el ofendido. Demencial.

Pero el trasiego de influencias y la corrupción también se dan más allá de la política. De hecho, el mundo del deporte en general y el del fútbol en particular es un terreno bastante abonado para saqueos organizados en forma de comisiones, las cuales poco tienen que ver con trabajos realmente realizados de intermediación que merezcan una remuneración. Son pura y simplemente un mordisco que cada vez es más grande. Los aficionados, siempre obnubilados por el sentimiento pasional, perdonamos todo menos perder los partidos. Cada vez más, la gestión de fichajes y traspasos es un mercado persa lleno de representantes, intermediarios, familiares, agentes, ejecutivos de clubes…, que saquean, como bien se ha visto en el Barça, las finanzas de los clubs de forma francamente deportiva. Como el club es de los socios, en realidad no es de nadie y, durante el tiempo de mandato, las directivas se dedican a la actividad extractiva, a colocar a amigos y familiares y a derrochar frívolamente el dinero, justamente porque no es suyo. En esta cultura tan ejemplar que predomina en Can Barça, con decisiones incomprensibles y contradictorias, con periodistas a sueldo del club mientras se dinamita tanto la marca como el prestigio adquirido, no es de extrañar que un “listo” como Gerard Piqué se crea con el derecho de pastelear en la organización de competiciones para sacar unos magníficos réditos económicos en forma de comisiones que se autoadjudica. Faltado de todo sentido de las proporciones y de la ética, no ve el conflicto de intereses evidente que esto significa y la mala posición en la que queda precisamente el club donde él -¡oh, sorpresa!-, es el jugador mejor pagado. Las conversaciones que se han oído con el presidente de la Federación Española de Fútbol les inhabilitan a ambos, no sólo para continuar donde están sino para merecer consideración y credibilidad alguna. Llevar una competición española, con todo lo que significa, a celebrarse en un país lejano como Arabia Saudí, una autocracia medieval en la que las mujeres lo tienen todo vetado, no debería ser aceptable, ni siquiera una posibilidad. El coleguismo y tono de las conversaciones, a pesar de las pretensiones clasistas de nuestro jugador, dan vergüenza ajena. Una mala película de gánsteres del sábado por la tarde. La respuesta, como en el caso del PP, ha sido la de disparar a diestro y siniestro y hacerse el ofendido. Y reivindicar el derecho a realizar negocios.

Tanto en uno como en otro caso, más allá del carácter ilegal o delictivo que puedan tener ambos temas, existe la dimensión moral. Los protagonistas no la tienen en cuenta y la desprecian. Pero la sociedad no debería hacerlo. Hay conductas que no son aceptables porque aleccionan negativamente, dañan la confianza colectiva. Tanto los partidos políticos como los clubs de fútbol hacen bandera de los “valores”. Aunque sea por una vez, estaría bien que se hiciera evidente.