Éric Vuillard. El orden del día

Literatura e historia casan de la mejor manera posible en este libro. Tan avasallador como artefacto narrativo como lo es en su vertiente de reconstrucción de las bambalinas de una época donde la capacidad para la miseria humana alcanzó el cénit. Una novela sobre el ascenso del nazismo, las pretensiones expansionistas y especialmente sobre las relaciones que estableció con los grandes industriales alemanes, los cuales no dudaron en apoyar un régimen que les había de proporcionar “el orden social” necesario para continuar y expandir su actividad productiva. Una alta burguesía que a pesar de repugnarle los modos de plebeyo de Hitler, no dudó de proporcionarle abundante financiación para la campaña política que le acabaría por dar el poder absoluto, ya que las cuentas de resultados de sus empresas mejorarían enormemente con el belicismo que les prometía practicar. También se relata el plan del nazismo para ocupar Austria y así cumplir el sueño de creación de la Gran Alemania. Un plan este que contó con el silencio cómplice de gran parte de los gobiernos europeos, los cuales creían que con Austria y Chequia se hacían unas concesiones que darían satisfacción a los impulsos imperiales que exhibían los “nuevos bárbaros” que habían ocupado el corazón de Europa. Creían que contener el “peligro rojo” que venía del Este, bien o merecía.

Resultado de imagen de eric vuillard el orden del dia

En El orden del día (Tusquets, 2018), Éric Vuillard elabora un mecanismo literario de gran elocuencia y precisión para dibujar el mercadeo y los intereses vulgares que se esconden detrás ideologías que afirman ser portadoras de grandes ideales emancipadores, de cómo las falsedades han primado en el relato político desde hace mucho tiempo y no son privativas de ahora, de cómo en política internacional se puede confundir el valor de la prudencia con el defecto de la pasividad cobarde. Un libro breve, hecho de una prosa concisa. Una serie de cuadros contundentes que conforman el puzle de una época y de sus miserias. Un libro tan sugerente desde el punto de vista formal como de su contenido. Una evidencia más de que los premios franceses Goncourt, no se suelen repartir casi nunca en vano.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s