Intoxicación digital

Últimamente se habla del papel de internet y las redes sociales en la conformación interesada de la opinión pública, especialmente en decantación de la opción electoral en un momento determinado. Se reprocha a Facebook la facilidad que otorga para propagar rumores y mentiras sin fundamento, pero que publicadas de manera orquestada habrían contribuido al estado de ánimo colectivo que facilitó la victoria de Donald Trump en las elecciones americanas. Quizá sea una exageración, pero los recursos que se destinan e irán a la red para persuadir a los ciudadanos no hacen sino crecer exponencialmente. En la explosión de las posibilidades de intercomunicación en el mundo digital se ha producido el fenómeno de dar credibilidad hacia todo lo que circula en la red, además de una uniformidad de gustos, de actitudes y de comportamientos. Como ha señalado uno de los gurús del mundo digital, Jaron Lanier, la red no es un espacio neutro, está diseñada de una manera determinada y con una lógica que no era inevitable, sino por la que se optó en su momento.

La red es un instrumento, y sin duda la tecnología más disruptiva de las que habíamos conocido hasta ahora. Lo ha cambiado y seguirá cambiando casi todo en nuestras vidas. El mundo digital no es una posibilidad, es un dato en nuestro mundo y establece una lógica de razonamiento y de comportamiento. El medio es también el mensaje. El proceso de homogeneización planetaria que plantea la red era, hasta ahora, imposible de imaginar. Consultamos las mismas páginas de datos en internet, leemos las mismas críticas y recomendaciones, vemos los mismos videos en Youtube, escuchamos la misma música en Spotify, nos enteramos de los mismos rumores y utilizamos los recursos que nos permiten visionar las mismas series, antes que las emita la televisión. Nos planteamos los mismos viajes de sueño y aprovechamos las mismas ofertas de vuelos baratos. Aunque convencidos de que estamos potenciando nuestra individualidad, en realidad estamos confluyendo en preferencias y puntos de vista, con todos. Perdemos biodiversidad de culturas, de tipo de vida, de ideas y de gustos. No hay nada definitivo, todo se convierte provisional. En el mundo de internet nada es sólido, todo es evanescente, aparente y cambiante. La continuidad es un lujo que el mundo digital ignora. El esnobismo, la apuesta siempre por algo nuevo, ya se ha convertido en una militancia.

Resultado de imagen de el rebaño digital

Estamos constantemente informados, en cantidad e intensidad. La avalancha constante de novedades, de informaciones, funciona como un eficaz método de desinformación. Nos cuesta distinguir lo que es realmente importante de lo que resulta meramente anecdótico, y es difícil que algo nos conmueva más allá del lapso corto de tiempo en que recibiremos una nueva información que desplazará la atención de la anterior. La mayoría de la información que recibimos no está elaborada, ni mucho menos contrastada y detrás no hay periodistas. Tendemos a darle veracidad y credibilidad a todo lo que obtenemos en la red, lo que no estamos dispuestos a hacer fuera del mundo digital. La distinción entre lo que es veraz, explicado y fundamentado, lo que obedece puramente a rumores o chismes es muy tenue ya menudo se confunde. Estamos en el mundo de la post-verdad, como dicen ahora los politólogos. Hay un espacio entre la verdad revelada y la verdad sentida. Lo que importa es la creencia y mejor si la consideramos compartida por toda la sociedad. El filósofo Byung-Chul Han ha escrito que “la hiperinformación y la hipercomunicación no inyectan ninguna luz en la oscuridad”. El smartphone es un objeto de devoción digital. Un aparato de vigilancia ya la vez un confesionario móvil. Insistimos en que tenemos nuestra opinión de todo y la queremos expresar a cada momento, pero cada vez estamos más alejados de tener criterio.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s