A la política lo que es de la política

Nos formamos en tiempos en que la división de poderes era vista como un gran avance, de hecho como la base sobre la que descansa el Estado de Derecho. La separación en tres grandes ámbitos el poder del Estado, que hagan de contrapeso y se controlen para evitar las tentaciones autocráticas, absolutistas y arbitrarias se remonta al pensamiento de Locke del siglo XVII, y se puso en solfa y articulado de manera viable por el ilustrado Montesquieu en el siglo siguiente, el cual ha pasado a la historia como el padre de la criatura.

Para que funcione el “contrato social” que hace posible la vida en sociedad de manera más o menos armónica, tenemos una carta de derechos y obligaciones a cumplir, con el objetivo de que se preserve nuestra libertad y se nos dote de cuotas aceptables de garantías y seguridades para poder desarrollar algo que se parezca a un proyecto de vida. Siempre se ha dicho y se repite de manera incesante, que la clave del funcionamiento democrático es una estricta separación de poderes y, se suele destacar, la independencia más estricta del poder judicial. Quien le toca administrar la ley, no puede estar condicionado ni responder a intereses concretos, se afirma. Todo ello, es la teoría, pero en la práctica quien más quien menos especula en condicionar los jueces. Son personas, y tienen debilidades, manías e intereses. Nadie puede ser neutral.

En los últimos tiempos, en Cataluña y España, hay acusaciones cruzadas entre los que afirman que el gobierno del Estado judicializa la política, mientras que éstos afirman que una parte de la política catalana lo que hace es politizar la justicia. El soberanismo acusa al Partido Popular y por extensión “a los españoles”, de evitar el debate sobre propuestas, formulaciones y anhelos de una parte de la ciudadanía de Cataluña, remitiéndose al marco jurídico y al estricto cumplimiento de la ley. No están faltados de una parte de la razón. Argumentan que si las leyes y las constituciones son marcos fijos e inamovibles, el mundo no habría avanzado, ya que lo que hoy sirve, mañana requiere ser cambiado. El diálogo y la discusión política debe poder ir más allá de la ley, imaginar o aspirar a nuevos horizontes que, mediante el acuerdo deberán convertirse en una norma renovada o nueva. Pero mientras se lleva a cabo la discusión y no se ha tomado ninguna resolución legislativa, la obligación de cumplir la legalidad y el marco vigente parece algo bastante obvio. Querer cambiar el marco -cosa bien legítima y seguramente necesaria-, no exime que mientras tanto, sea guardado y respetado. Cuando gente de orden, que gobierna y que es aparentemente sensata habla abiertamente de desobedecer, resulta poco tranquilizador. Si quien nos debería hacer cumplir la ley afirma que no lo hará y la deslegitima, ¿porque deberíamos respetar ninguna otra?

Resultado de imagen de alcaldes pel Procés

Es de sobras sabido que la mayor virtud en la que se ampara Mariano Rajoy es justamente “no hacer política”, no afrontar ningún tipo de tema y dejar que los tiempos los superen a base de putrefacción. Entiendo la frustración de los gobernantes catalanes. Pero pedir que el poder judicial sea más inteligente que el Gobierno y no actúe en relación a las causas soberanistas abiertas, es precisamente pretender que hagan lecturas e interpretaciones políticas del marco jurídico y de las leyes, lo que no les toca. No creo que haya pedir al ámbito judicial que haga el trabajo que le corresponde justamente a la política. Si en este terreno se han dinamitado todo tipo de puentes, es aquí donde se deben reconfigurar y reconducir las cosas. Lógicamente, el marco jurídico no tiene nada de neutro. Responde a un juego y equilibrio de fuerzas de un momento dado. Si aspiramos a un nuevo marco, hay que conseguir acuerdo político que lo haga posible. Incumplir, no es alternativa.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s