Joke J.Hermsen. La melancolía en tiempos de incertidumbre

Aunque el título de este libro parece expreso para la situación actual que nos ha tocado vivir, en realidad esta pensadora holandesa lo escribió hace un par de años para intentar explicar esta mutación de la ciudadanía occidental hacia los discursos simplistas de las nuevas derechas extremas que están tomando posiciones en todas partes. Un ensayo realizado por una especialista en Hannah Arendt y Lou Andreas-Salomé, en el que analiza a fondo uno de los sentimientos más complejos y ambivalentes como es el de la melancolía. Un estado de ánimo que históricamente ha atraído valoraciones muy diferentes. En la época medieval era considerada una “enfermedad diabólica”, pero a partir del Renacimiento se la va a empezar a vincular más con la reflexión y con la sabiduría. A partir del mundo romántico, se la ha asociado a la creatividad y al mundo del arte. Es un estado de ánimo de pesar y de desazón absoluta que, como dice la autora, “nos sorprende como una niebla repentina que lo tiñe todo de gris y nos impide ver con claridad”. La melancolía tiene que ver con la conciencia del transcurrir del tiempo y el carácter transitorio de la vida, que nos hace volver la mirada y ver lo que ha quedado atrás, lo que hemos perdido. Un estado ambivalente que se nos presenta como una aflicción que es cercana con la alegría. Gravedad de espíritu. El siglo XX, sin embargo, un capitalismo que nos quiere siempre en estado de alerta y extremadamente productivos y competitivos, ha ido sustituyendo la melancolía por el término médico de “depresión”. El paradigma neurobiológico que se ha ido imponiendo en relación con la salud mental ha llevado este estado de ánimo a la patología y la medicalización como, de hecho, se ha terminado por hacer con toda expresión de sentimientos.

Resultat d'imatges per a "La melancolía en tiempos de incertidumbre"

En La melancolía en tiempos de incertidumbre (Siruela, 2019), Joke J.Hermsen apela a Lou Andreas-Salomé y a Frederick Nietzsche para defender un estado de espíritu que cuando se vincula a la creatividad y al amor impide que acabe generando la patología depresiva. Una manera de vivir diferente el tiempo, necesaria, ya que nos permite “descansar de nosotros mismos”. Hoy en día, la cultura del rendimiento y de la competitividad provoca estados de estrés, de confusión y de depresión, con los consiguientes efectos sociales, culturales y políticos. La melancolía se puede transformar en miedo y agresividad que nos lleva a añorar un pasado idealizado. Es en este punto donde los totalitarismos simplificadores encuentran el terreno abonado, nos prometen devolver a utopías imaginarias vinculadas a la niñez y en otros tiempos, tal y como destacó ya hace muchos años Hannah Arendt. Para esta filósofa holandesa, deberíamos ser capaces de transformar la noción de la pérdida y la fugacidad del tiempo en creatividad y esperanza, evitando caer por el lado oscuro del miedo y de la depresión. Con Ernst Bloch, deberíamos recordarnos que lo importante es empezar una y otra vez, no la llegada. El destino siempre defrauda nuestras expectativas, lo que hay que aprender, es el arte de viajar.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s