La estrategia del abismo

La política siempre ha tenido un componente de representación teatral, pero los últimos tiempos parece que ya no son nada más. Los contenidos ya son sólo una cuestión residual pues lo que importa es básicamente la apariencia. En la posible conformación -o no- de un gobierno de coalición en España se han dedicado tres meses a no negociar absolutamente nada y si en cambio a desarrollar estrategias comunicativas para que o bien los unos o los otros se hicieran con el relato del desenlace. El PSOE tenía que evidenciar la nula colaboración de las diferentes derechas hispánicas en facilitar la gobernabilidad y así convertir a los ojos de la sociedad española como inevitable e inexorable el pacto con Podemos. Las reiteradas peticiones de oxígeno de Pedro Sánchez a Ciudadanos y al PP todo el mundo sabía que no llevaban a ninguna parte ya que ambos partidos están ubicados en una guerra particular para liderar la derecha y practican una subasta para ver quién se parece más a Vox. El electorado socialista, aunque fuera mero teatro, no ha entendido esta prioridad de pacto hacia la derecha, más propenso a un acuerdo de izquierdas que, al menos de manera pública, el candidato socialista se ha resistido a materializar. Se han perdido tres meses y se ha generado mucho desencanto como para jugar con la amenaza de repetir unas elecciones que, muy probablemente, llevarían a una recuperación de las derechas debido a la desmovilización de las izquierdas. ¿Era necesario?

Seguramente que Podemos no ha puesto fácil llegar a un pacto político. Tras el fracaso electoral, Iglesias necesita, en clave interna del partido, dar la sensación de que consigue un acuerdo muy favorable. No hay que ser ningún prodigio en el análisis político para deducir que el partido socialista no se puede permitir una imagen de “doble gobierno” con elementos de Podemos gesticulando y marcando perfil propio a todas horas. En un país donde aún no se ha estrenado el sistema de gobierno de coalición y con unas derechas amenazando con todos los males del mundo, las formas gubernamentales serán tanto o más importantes que los contenidos de las políticas que se practiquen. Aquí el hermano pequeño de la posible coalición juega a crear un imaginario en el que el partido grande no quiere hacer otra cosa que humillarle. Seguro que no es ni tanto ni tan poco, pero esta estrategia cinematográfica de dos coches que conducen a toda velocidad hacia el abismo, esperando que sea el otro el que frene, puede terminar mal. De hecho, siempre acaba mal. Probablemente, los estrategas de ambas formaciones no han entendido que el vehículo hacia el abismo es uno compartido y que esto va más bien del desenlace de Thelma & Louise.

Resultat d'imatges de thelma y louise

Si el juego termina con nuevas elecciones, más allá del resultado que se pueda producir, habrá resultado un gran fracaso para las izquierdas de este país, las organizaciones de las cuales habrán preferido la inmolación antes de que un pacto, que quiere decir algunas renuncias. Las prisas torpes de última hora intentando salvarlo, no pueden ocultar el inmenso error de estar durante meses en manos de expertos de comunicación los cuales creen que la política es un juego de ajedrez. Confunden el aderezo con el pollo. La mucha gente que votó al PSOE, lo hizo a un proyecto político y no para que unos gurús de la comunicación y el marketing político pudieran desplegar sus veleidades tacticistas, gente cuya finalidad parece ser el competir en inteligencia con los homónimos del otro partido. La situación política actual en España y la posición de la izquierda en ella requiere de más estadismo y anchura de miras que de puñeterías de corto recorrido y estrategias más propias de casino de pueblo. En esta colada, aunque acabe bien, se han perdido muchos sábanas. Los acuerdos, más allá de su formulación precisa, requieren de entornos de confianza. La humillación resulta una de las pulsiones humanas más estúpidas. No aporta nada a quien la provoca al tiempo que genera negatividad y vergüenza colectiva. Siempre da muchos mejores resultados la generosidad.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s